Un fósil de rinoceronte con más de 50.000 años confirma que el clima de Siberia era similar al actual

Arándanos, grosellas, abedules, pinos, musgos… Estas son algunas de las plantas que comió los días previos a su muerte Stephanorhinus kirchbergensis, un rinoceronte de bosque cuyo cráneo fosilizado ha analizado un equipo internacional de investigadores en el que participa el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC).  La presencia de esta especie hace entre 48.000 y 70.000 años en la tundra ártica siberiana, donde se ubica el yacimiento, así como los restos de alimentos y de polen, confirman que entonces el clima en Siberia era similar al actual.

Descargar PDF - 125KB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *